¿Has decidido renovar la imagen de tus instalaciones por medio de la aplicación de pintura? Si la respuesta es afirmativa, entonces debes saber que en el mercado podrás encontrar diferentes tipos de pintura de acuerdo con la superficie o espacio que desees pintar. Por ejemplo, existen pinturas vinílicas, acrílicas y esmaltes. Veamos algunas de sus características.

Pintura plástica: es la más común, puede aplicarse en interiores o exteriores, seca rápidamente y se aplica de manera sencilla. De esta clasificación se desprenden la pintura vinílica y la acrílica. Ambas las puedes encontrar en acabado mate, satinado o brillante.

Pintura vinílica: se usa en interiores y exteriores, se puede limpiar o lavar, existe en variedad de colores.

Pintura acrílica: es resistente a la intemperie, rayos de sol y humedad; lo que la hace ideal para muros por su capacidad de impermeabilizar.

Esmaltes: son compuestos de resinas sintéticas, pueden tener un acabado mate, satinado y brillante. Se ocupan en maderas y metales, aunque también existen productos a base de agua que pueden aplicarse en muros.