Las láminas galvanizadas están consideradas como un elemento esencial para la construcción o remodelación una casa o cualquier tipo de inmueble, ya que se maneja como la opción para techo más común.

Esto es debido a las grandes ventajas que brinda este tipo de lámina, en cuanto a la facilidad de compra, ejecución y mantenimiento. Además, a los costos accesibles y duración.

Una lámina galvanizada es un material de construcción que una vez instalado requiere de muy poco mantenimiento y es capaz de resistir por mucho más tiempo, comparado con una lámina tradicional.

La protección de zinc con la que cuenta una lámina galvanizada ofrece grandes ventajas, ya que brinda protección ante elementos corrosivos como el agua.


Ventajas de las láminas galvanizadas

Material altamente resistente a la corrosión

Es muy difícil dañar este tipo de láminas

El mantenimiento es prácticamente nulo

Mayor resistencia comparada con láminas tradicionales

Lámina ideal para techos

Brindan protección termoaislante

Gran resistencia estructural


Desventajas de las láminas galvanizadas

Genera mucho ruido durante las lluvias

No brinda aislamiento acústico

No se puede utilizar en todo tipo de proyecto de construcción